Estadística de Juego Privado de Andalucía

Solo el 0,49% de las inspecciones de máquinas recreativas terminan en sanción, lo que manifiesta el compromiso de los trabajadores y la hostelería con el juego responsable.

Andalucía ha realizado 14.802 inspecciones en 2023 a salones y establecimientos de hostelería (más de 40 al día) y solo 96 han terminado en sanción.

La Unión de Trabajadores de Salones de Juego (UTSAJU) ha constatado que los datos positivos que se reflejan en la Estadística de Juego Privado de Andalucía, referente a 2023 y realizada por la Consejería de Economía, Hacienda y Fondos Europeos, responden al compromiso de los trabajadores del sector y la hostelería con el juego responsable.

El informe señala que solo el 0,49% de las inspecciones a máquinas recreativas termina en sanción. Además, se refleja que Andalucía ha realizado 14.802 inspecciones en 2023 a salones y establecimientos de hostelería (más de 40 al día) y únicamente 96 han acabado en sanción.

Vicente Contreras, portavoz de UTSAJU, ha mostrado una “alta satisfacción” por estos datos, recordando que “los trabajadores de los salones de juego participan constantemente en formación y programas de juego responsable, así como relativos a otros ámbitos, que ayudan al buen funcionamiento de los salones y a que, en el caso de inspección, las autoridades se encuentren con que todo está en orden”.

Por otro lado, cabe remarcar que en el informe se refleja que, en el caso de las máquinas recreativas instaladas mayoritariamente en establecimientos de hostelería, el dato es de 68 sanciones sobre 13.685 inspecciones. Asimismo, se muestra que la relación entre hostelería y juego es buena y el compromiso del hostelero con la prevención de adicciones es alto. Además, la relación del sector con la administración es fluida.

En el caso de los salones, las 1.117 inspecciones se han saldado con 28 sanciones, es decir, solo un 2,5% del total. La memoria de la Junta de Andalucía ofrece datos sobre la evolución del parque de máquinas y se constata que desde 2019, las máquinas tipo b han descendido en número en Andalucía: un 4,1%, han salido del mercado, es decir, 1.313 máquinas. Además, las cantidades jugadas en las máquinas han caído desde entonces un 7,5%, pasando de una media de 185 euros por habitante a 171. Estas cifras ponen de manifiesto, según el portavoz de los trabajadores, que “la campaña alarmista que se ha puesto en marcha desde ciertos sectores criminalizando a los trabajadores o acusando de proliferación del juego no se adapta a la realidad. Lo cierto es que hemos de hacer grandes esfuerzos para mantener nuestros empleos”.

Scroll to Top